Te contaré la historia de un sueño perdido,

de un tiempo sin rumbo,

de un mundo prohibido,

de un ser sin género y sin descendientes,

que cayó en la tierra de un millón de dientes…

 

y fue masticado por muchas preguntas,

algunas muy tontas

y otras profundas,

algunas brillantes

y otras oscuras…

 

Duerme el horizonte del desesperado,

entre un sueño ingenuo

 y un mundo crispado,

hay flores salvajes

hombres bien armados,

celando la tierra

que nadie ha sembrado…

 

me siento perdida

enciende ese faro…

 

los perros dormidos

los tengo a mi lado

 

los perros dormidos

los tengo  a mi lado…

 

Raíces en el mar que pueden flotar,

humo de tabaco que puede viajar,

cajas en los trenes que pueden cruzar,

y gente en la frontera

y gente en la frontera…

 

 

no sé si me visto bien o me visto mal

lo único que sé es que alguna vez

pude amar

 

 

Anuncios