Pisa la patria que pagas,

paga el país, paga el piso,

lo que no pagas no pisas,

ni patria, ni país, ni paz,

el país pesa tus pasos:

pasta pesa puro plomo,

pobretón pesa pellejo.

Los pibes pulen el palco

y en punta piramidal

el pran panzón petardista

pavonea en plan pedante

sus pelotas patriarcales.

Paranoias y peligros

para pagar el partido,

para pelear entre pobres,

para perpetuar al prócer

y al patrón en el poder:

paraíso en Panamá,

porsches, perico, pulseras

pompas, perlas y platillos,

políticas petrolera,

pura paja, pura pinta,

y el parlamento pillando

palacios y peluqueras.

Pisa la patria que pagas

¡perrea pueblo perrea!

y si paras de perrear

pendiente de una protesta

para ti el poder propone

pacos, pozos y penurias,

te parte y te pisotea.

Ni preguntas, ni parodias

permite el papá en el podio,

pertenencia pacifista

pide por siempre la patria

porque el partido te premia,

palmea y te palanquea,

plata, puesto, panas, porno,

si pactas con el poder

pide por ese piquito,

queda pan y panderetas

para pringaos patriotas,

pendejos proselitistas,

papanatas y proxenetas.

¡País, patria y propaganda!

le da al pueblo:

¡Pepeganga!

Anuncios