Un unicornio con el asta rota

cruza el pálido arcoíris

¿a dónde voy?

Algunos sueños se cumplen,

carburan en mi boca,

y ahora extraño la ilusión

con la que los mantenía encendidos.

Los sueños alivian los dolores.

La noche arropa a los perseguidos

los abraza plenamente,

les da una tregua.

Maternales  espejismos tocan la frente

del que dormido olvida su sufrimiento.

Un unicornio con el asta rota

cruza el pálido arcoíris

y al otro lado los poetas

lo reciben con cantos y cerveza

Anuncios