• Lo verdadero es indecible. En cuanto empezamos a articular, empieza el teatro.
• Nadie puede ser profundo, vivir es un acto superficial.
• La existencia del prólogo es la evidencia de esa angustia que tenemos por querer entender antes que percibir.
• Cuando me preguntas de qué trabajo y digo: “soy pintora” no me preguntes: ¿y de qué vives? Que cuando tú me dices que eres “abogado” yo no te pregunto: ¿y cómo duermes?
• Todos somos toxicómanos en términos visuales.
• El género es una fantasía que se puede hacer realidad.
• La patria es una superstición.
• La inteligencia no es siempre una virtud.
• Las fronteras son la expresión más siniestra de la existencia de un ego colectivo.
• Nadie puede ser profundo, vivir es un acto superficial.
• El insomnio es el peor castigo de los dioses.
• Los carruseles son un regalo del sueño a la realidad.
• Tener un acuario es una forma sana de dominar un mundo.
• Mi amiga Lourdes tiene un acuario con tres pirañas: Las hembras se llaman “Euforia” y “No me controles”. El macho se llama “Stolichnaya”.
• Algunos tenemos suerte de no ser nuestros propios médicos.
• Ser egocéntrico no es pecado. Dios es egocéntrico.
• El derecho es un orden normativo que pretende ser lógico pero está basado en el absurdo.
• ¿Debe uno sumarse a una lucha, a todas las luchas o a ninguna? Es una pregunta esencialmente matemática.
• Frente a un acontecimiento como la muerte, todo es ridículo. Es mejor quedarse callado en los entierros.
• Todos los dentistas sueñan con ser millonarios.
• La Guía Michelin ha contribuido a destruir el paladar de muchos burgueses.
• La multitud es materia catastrófica.
• Todos somos bisexuales, unos reprimidos y otros no.
• La playa cura casi todo.
• El velo de la apariencia y la verdad tienen el mismo peso sobre los acontecimientos.
• Lo que hace antipáticos a algunos intelectuales es que se ocupan más en parecer intelectuales que del tema que les ocupa el intelecto.
• La muerte y el nacimiento son el mismo momento.
• Mi mamá me dejaba bañar entre pirañas en el Rio Orinoco. Íbamos varias familias en una plataforma flotante llamada “La morrocoya”. Nunca pensamos en la muerte y la pasábamos bien.
• Admirar a alguien es la forma más leve de canibalismo.
• La admiración y la decepción son hermanas siamesas, siempre que aparece la primera no tarda en aparecer la segunda.
• Teme al que dice admirarte, cuando te lo deja saber está intentando controlar tus futuras acciones y tu derecho a equivocarte.
• Trascender y no trascender es lo mismo.
• Las listas de espera en los restaurantes deberían estar prohibidas por ley.
• Un poeta del Raval espera que sus amigos le inviten unas copas antes de suicidarse. Nadie le invita a beber, entonces no está lo suficiente borracho para suicidarse. La falta de generosidad lo salva y lo mata al mismo tiempo.
• Misterio: Elemento del cual no se pueden extraer conclusiones.
• Confusión: Desconexión parcial entre signo y significado.
• Dinero: Sirve para intercambiar bienes, servicios y sentimientos.
• Teléfono: Droga con componentes electrónicos y digitales, mundialmente legalizada.
• Poesía: Cualidad cósmica que deja de manifiesto que existe algo más allá de la materia.
• Samuel Beckett fue un profeta irlandés que predijo el absurdo drama de la nada.
• La democracia es una historia de ciencia ficción que las masas dieron por cierta.
• La vida es la punta del iceberg.

Anuncios