Para compensar las horas que pasé echada de lado

sin hacer nada por falta de estímulo.

Para compensar que ayer fui a una playa paradisiaca

 y había un tampax flotando junto al cadáver de una rata.

Para compensar que tu madre es una facha

 pero no se lo puedo decir porque te quiero.

Para compensar que se murió la albahaca que trasplanté hace dos días

y eso que me gasté una pasta en abono.

Para compensar  que anoche  se me olvidó el poema en pleno recital

y no vino la chica que me gustaba (menos mal)

Para compensar que nunca tendré nada con ella

porque ya estoy metida en otra historia.

Para compensar que mi huésped del verano rompió mi jarrón especial

 y tuve que ser educada, no echárselo en cara y decir “no pasa nada”.

Para compensar ese estudiante tonto que mientras yo daba clases miraba su teléfono

y después me preguntaba algo que yo ya había explicado.

Para compensar que todavía no me han pagado los 50 euros de esa clase.

Para compensar que de repente me han salido un millón de canas.

Para compensar lo que no es tan importante pero me jode,

para compensar  todo eso:

Voy a encerrarme en el baño y sin que nadie lo sepa

me desgarraré la blusa hasta que quede hecha hilachas.

Sí, como una loca.

Anuncios