Farrah tenía una guitarra negra

con cuerdas tan tensas que parecían rayos,

ella la tocaba con sus manos tibias,
la bestia aplacada y el monstruo bailando.
Insomnio en la voz, fandanguito amargo,
los ojos plantados, la nota clavando

…y le salía del tórax un quejido profundo
que Farrah asfixiaba fumando y fumando…

gitaneo – limbo – errante – virada

…y le salía del tórax una voz tan genuina
que ella la premiaba tomando y tomando…

fina – copa – néctar – faringe – extasiada

El duende le besa sus piernas delgadas,
Farrah toca su arma con tierna mirada.
Es la dosis justa la que te estremece:

poesía – pura – salvaje – indigente

desnuda la noche, libera tus frentes
y siente el placer de ese acorde intenso
que te hace crecer,
texturas de sombras, la voz del rubor,
te quita esa culpa y alivia el ardor.

…y le sale del tórax un cante de vida
que eriza los pelos, que cose la herida…

fiera – labios- bus- seda – ¿en la medina?

Alcohol en las venas, resina en la pipa,
gitana de sombras y tardes perdidas,
con su pelo largo, sus botas vaqueras.
Árabe-española, desierto de almendra,
cabalgando a oscuras su guitarra negra
en plano cerrado para que no veas

y sientas y sientas y sientas…

Anuncios