Frente a la puerta de la biblioteca de Lesseps

al amigo Luis se le secan los parpados

por eso pasa diez segundos con los ojos cerrados

mientras grita:

 “…Seguro que cuando me muera me cita más de un puto oportunista…”

luego escupe,

pero sin fuerza

y la saliva cae sobre su propio zapato.

Entonces alza los brazos repentinamente

y recita a gritos este poema:

“ ¡Labrad vosotros mismos un mundo!

todo lo demás es ficción.

¡Labrad vosotros mismos un sentido de justicia!

todo lo demás es hipocresía.

¡Labrad vosotros mismos vuestro espíritu!

porque lo que viene es chungo

chungo,

chungo.

Aunque nada es más chungo

que ser fumador

y no tener tabaco…

¿Tienes tabaco cariño?”

Respondo que “No, lo siento.”

 Viene un vigilante

 le dice que se vaya

y el amigo Luis se va.

Anuncios