– Anticiparse es igual a ducharse vestido.

– El prólogo es la evidencia de esa angustia que tenemos por querer entender antes que percibir.

– Las personas hipercríticas no han superado la etapa oral-canibalística.

– Las listas de espera en los restaurantes deberían estar prohibidas por ley.

– Sacarse un visado es más doloroso que sacarse una muela. ¡Y más caro también!

– Las fronteras son la expresión más siniestra de la existencia de un ego colectivo.

– Hay risas liquidas y  risas sólidas. Las primeras calman la sed y las segundas hacen que se te atragante la comida.

– La risa es un abracadabra. Yo creo como rio.

– Trascender y no trascender es lo mismo.

– Barrer el polvo es fundamental. La gente que no barre su propia casa se cree inmortal.

– Algunos traspiés son necesarios para que se nos derrame un poco el alma.

– Con algunas personas se debería sufrir de amnesia, para así,  poder tener el placer de conocerlas nuevamente.

– Aquellos amigos que se ofenden cuando se les cuestiona confunden la amistad con la adulación.

– Nada más apetitoso que una buena pregunta o una buena respuesta.

– Quedarse callado cuando alguien dice lo justo es una forma de abrazar la verdad.

– La verdad es una fruta que se pudre al instante de ser mordida.

– El vermut debe siempre llevar una oliva. Morder la oliva del vermut es un placer que no se le debe negar a nadie.

– Bailar es la mejor forma de meditación.

 

 

Anuncios