Mi amigo Ohmael no sabe qué día nació

porque en su tierra no celebran cumpleaños

y su vida en las montañas no requería de papeles

con fecha de nacimiento.

Cuando llegó a España para poder tener papeles

dos médicos forenses del Ministerio de Interior

le evaluaron y le asignaron una fecha aproximada de nacimiento:

13 de diciembre de 1991.

 “La enfermera me dijo que era Sagitario” me contó

“¡Qué bien Sagitario es mi hermana!

es el ser más hermoso que conozco.”  le respondí.

“¿Entonces ahora sé que tengo 23 años,

  soy sagitario y soy hermoso”  replicó entre risas.

“Pues si!…la verdad es que lo eres…” contesté

 y pensé este poema:

“ La guerra es un reloj que hacen girar

 los que quieren exprimirte el tiempo,

cortarlo y venderlo

como trozos de carne.

Te coloca en la historia

con sus héroes de cemento,

sus familias desintegradas,

su estremecimiento

 que dura minutos

que parecen años.

Con sus atrocidades

siempre bien justificadas.

La guerra es un orden frívolo

que oscurece las montañas donde tomabas té

 antes que las milicias quisieran reclutarte

para fabricar sus victorias,

para ilustrar sus derrotas.

Ohmael

¡Cuánto sufrimiento has tenido que pasar!

por ese empeño del poder

de usarte en su estúpida epopeya

y así marcar sus fechas celebres

de nombres bordados

y falsas banderas,

de héroes podridos

en libros de historia.

¡Cuánto sufrimiento has tenido que pasar!

por esa idea loca de los hombres

de creer que pueden trascender

y perpetuarse

por encima

del inocente

caos

natural

del universo”

 

 

Anuncios