Papi Dandy Tercero

te da mortadela

si te comes la luz

y caramelos de plomo

a la brujas que vengan

con sus chigüireos.

Es buen volantero,

él cuida su grasa,

vigila su olla,

aguanta la mecha

y entrena luceros

en la oscuridad,

con trueno de hierro

controla las almas,

él no cree en nadie:

“Menor no hay piedad.

Menor no hay futuro,

menor no hay pasado

convive conmigo

y quédate sano.”

Como el mismo gato

tiene siete chances,

está rematado,

pero sigue en trance.

Todas sus costillas

las tiene bien puestas,

corifeo de bichas,

siempre están activas,

siempre bien dispuestas.

No es original,

no ofrece respuestas,

él es carro bomba,

te calla esa jeta.

Le gusta tomarse

las fotos de siempre:

pacas de billetes,

galón de Cacique,

botellas de Old Parr,

unos buenos hierros,

una moto nueva

y una jeva ardiente…

más allá de eso

no hay gran cosa en mente.

Las cuelga en Facebook

con su cara arrecha,

con su cara triste,

y las pico rojo

se alegran e insisten:

“Papi Dandy Tercero dame gasolina,

yo aguanto los palos y pongo las minas ”.

Papy Dandy cumple,

Papy Dandy surte

 y las contamina

con el último iphone que salió al mercado,

porque hay que estar claro:

en la raíz del crimen

del sistema armado

el capitalismo

lava los pecados.

“Menor no hay piedad

menor no hay futuro

menor no hay pasado

suscríbete a mi

y quédate sano.”

Drones  Occidente

lanzan sus regalos,

metales fundidos

con gritos de espanto

y la última moda

sigue celebrando

el triunfo del héroe,

el lujo del amo.

Anuncios