El poeta Armando Jha, me invita los miércoles en la tarde a fumar en un narguile de plata que tiene en su estudio muy cerca mi casa en Barcelona. Nunca falto a mi cita y siempre llevo una buena selección de dulces libaneses de la pastelería “Príncipe” de la calle de les Guilleries 10 de Gracia (escribo la dirección porque es un sitio altamente recomendable)

La cita de este miercoles era especial porque Armando me iba a contar su experiencia con Lorna H Dimitris. Armando fue invitado a recitar durante el último performance de Dimitris en el laboratorio de performance de  la Calle Avignon de Barcelona.

Armando Jha es un poeta extraordinario que inventó “La poesía del susurro” una clase de poesía breve que se declama en voz muy baja, sin aspavientos y que parece entrar por las venas en vez de por los oídos.

Sobre Lorna H Dimitris dijó: “Es única, no sé por qué, pero lo es. Lorna H Dimitris es una artista inalcanzable, me sentí como un recién nacido, es como si ella hubiese vivido mil vidas y yo una sola”. Le pedí a Armando que me contara más y  respondió: “Hice el juramento de no cometer ese error,  hay experiencias que no se deben contar…Ahorra los 350 euros y ve a verla.”

Se dice que Lorna H Dimitris utilizó una rata de verdad para su performance. Que ella hacia un montículo de arena con sus manos y la rata corría desde un extremo de la habitación hasta el montículo y se enterraba. Entonces Armando Jha recitaba su famoso poema “Morir es cerrar los ojos” y  la rata al finalizar  el poema salía del agujero y se introducía en un cofrecito negro que tenia la palabra “unheimlich” escrito con piedrecitas de cristal de swarovski. Entonces Lorna H Dimitris  respiraba profunda y lentamente y de su boca salían largos pelos blancos que flotaban por la habitación, envolviendo como si fuesen algodón de azúcar a los 17 espectadores…

Me lo contó un hombre con un sombrero de paja en el Bar Marsella…¿será verdad?

Anuncios