La inteligencia no es siempre una virtud.

El insomnio es el peor castigo de los dioses.

Frente a un acontecimiento como la muerte, todo es ridículo. Es mejor quedarse callado en los entierros.

Me desagradan los homenajes póstumos.  Están llenos de envidiosos incapaces de mostrar admiración por alguien mientras está vivo.

Las gafas no son un accesorio,  son un vicio.

Si quieres impresionar a alguien,  intenta no hacerlo. La indiferencia es fascinante.

Las flores, dependiendo de quién las regale, pueden ser bellas o pueden ser aterradoras. Las flores tienen esa capacidad de trasmutar la energía de quien las lleva.

La patria es una superstición.

El género es una fantasía que se puede hacer realidad.

Una caja de bombones es un poema en sí misma, no se debe agregar una nota cuando se regalan bombones, es desperdiciar palabras.

La primavera es la estación más complicada, la adolescencia del año. Los errores que cometemos en primavera deben recibir un “Indulto de Verano”.

El verano es para relajarse.

La culpa debe reservarse para el  invierno.

Es un hecho comprobado, que en la mayoría de los casos,  las rejas de seguridad no detienen el crimen,  solo lo protegen.

Dios es un autócrata.

Anuncios