Cuando soy feliz corro contigo

por conciertos al aire libre

donde la juventud siempre es eterna

y la cerveza siempre esta fría.

Saltamos en un colchón de música

durante horas de diversión absoluta.

Un globo amarillo vuela entre la multitud

y 10.000 personas juegan con él,

sin explotarlo…

A veces me pregunto por qué

no siempre nos juntamos

para ser felices.

Bailamos:

tú me perdonas y yo te absuelvo.

Es nuestro ritual más honesto

mientras Robert Smith canta “Love song”

y el frágil globo

sigue flotando…

entre nosotros.

http://www.youtube.com/watch?v=OduK8t6YjU0

Anuncios