Cuba: la capsula inocente…y no tanto,

me ves como un niño al que su padre no le deja

jugar con sus amigos,

tu mirada melancólica ahogada en el túnel del tiempo

me resulta bella, me resulta injusta,

me resulta pura, me resulta confusa.

No resuelvo los diez mil acertijos

que surgen en La Habana

donde un turista viejo y bronceado

lleva de la mano a una jinetera linda

que me mira con picardia en el ascensor

 y se ríe como una compañera de bachillerato

que se quiere fugar de clase:

 “No hay lugar a donde escapar”

lo respondo con los ojos ,

pero no sé sí es verdad

y bajo la cabeza…

 me dirijo al buffet libre

con el hambre egoísta

que nos caracteriza a nosotros:

los “turistas” del mundo.

La piscina está llena de yumas hambrientos,

es grande y transparente,

estoy segura que nadie se sale

para ir a orinar al lavabo.

Afuera en el Boulevard Obispo hay vida,

 mojitos a dos cincuenta,

ganas de sobrevivir,

 muchas ganas.

“¡Me agobia la autoridad

siempre la he detestado!” pienso.

Mis amigos ya están bailando,

me sumo y me pierdo

al aire libre,

“una cristal por favor”

vamos a La tropical Miramar

“otra cristal por favor”

todo suena bien,

el timbal, la tumba, el  piano, el cubatón

pero los cubanos son eso y más!

 Me llevan a una plaza del Vedado

donde me reciben radiantes marginados

que recitan a Blake:

“Estas enferma !Oh rosa!

el gusano invisible que vuela por la noche,

en el aullar del viento,

tu lecho descubrió…”

 lloro

aunque no tengo claro

el por qué.

Estoy borracha de todo

trópico, ilusión y hambre.

Me siento en casa,

me siento en una silla plástica,

me tomo otro planchao,

hago amigos efímeros,

al borde del malecón,

tomamos la foto de costumbre,

pura sonrisa, puro ángulo

 tomamos un almendrón

que se accidenta

y nos reímos hasta más no poder,

cuando empujamos el carro,

y el chofer también se ríe.

Cuba: la capsula inocente y no tanto

Fuck Hemingway! Es insoportable.

(ufff me faltaba decir eso)

Cuba: la capsula inocente y no tanto…

“Es un pedazo del alma que se arranca sin piedad”

Anuncios