Este pan lo compré para ti

para que pruebes lo que rico es.

Le digo a la chica de la panadería:

“Este pan me hace feliz”

Ella se ríe y responde:

“¡Qué bien guapa!   A mí también me hace feliz lo simple”

Sonrío, pagó y me voy.

Este pan es el mejor,

pero no me hace feliz,

fue solo un decir.

Lo que me hace feliz es comer este pan

 en nuestra casa,

en este espacio que hemos construido

tu y yo.

El amor afina los sentidos.

Sí hoy un bocado de este pan es gustoso

es por amor.

Anuncios