Los odiantes de ambos clanes

están cosiendo sus banderas,

esperando con suerte

conseguir la prebenda,

pegar la apuesta,

acceder al privilegio,

para poder elevar su moral

sobre los perdedores.

Cuerpo y sombra,

así viven.

¡Campaña electoral!

Los odiantes siempre

 son mejores que los otros

y el otro es esa parte de ellos mismos

que proyectan en arengas,

hipócritas e interesadas.

Cazadores de brujas,

se inclinan en el borde de la línea,

de lo mas animal,

lo más roñoso.

Los odiantes quieren llegar primero,

quieren vencer,

para poder administrar el castigo.

Despilfarro de culpas y  lecciones.

¡Campaña electoral!

Como las detesto.

 

Anuncios