Mientras los neonazis se juntan en Viena

para bailar sus macabras danzas

dos amigos se lanzan al mar

en sus tablas de surf

y el Caribe hermoso los rodea,

tibio y salino.

Mientras tres viejos rancios

maldicen a los inmigrantes,

una anciana vietnamita prueba un guiso

con cacahuate, cilantro y lima

y siente que el edén

le entra por la boca.

Mientras Angela Merkel saca balances

con un lápiz

sobre el mapa de Europa,

tu estabas feliz y desnuda

lamiendo con ganas

una espalda de ébano

en el Prat de Llobregat.

Mientras los banqueros se reparten el bote

“…cantan y cantan los pájaros

casi sin detenerse.”

Anuncios