Si hubiésemos podido elegir una última despedida

seguramente no hubiese sido en una ferretería.

Ahora cada vez que tengo que comprar un tornillo

me duele el pecho

y recuerdo lo vivo que estabas

cuando elegías el grifo correcto.

Los acontecimientos le dan a los lugares

una importancia inesperada.

Anuncios