No somos frutas

pasivas a la espera,

de la boca insaciable

del hambre del mañana.

No somos frutas

que pueden ser recogidas

en el suelo del patio,

una tarde cualquiera.

No somos frutas de tu cesta

de mercado abundante,

aquellas que dejas podrir

en la nevera.

No somos frutas!

No somos frutas!

Somos artistas de carne y hueso.

Anuncios