Esfinge:

Preguntas, piedras que pueden romper el cristal a través del cual contemplamos el mundo. He visto a la esfinge en el espejo de un baño, en el momento en el que no esperaba ninguna pregunta, ni estaba preparada para dar respuestas.

He visto a la esfinge en mis ojos, con las pupilas dilatadas de curiosidad y de incertidumbre.

La esfinge tiene que ser pintada aquí y ahora, sin bocetos, a mano alzada, para que sea como una pregunta espontánea, para recordar que siempre hay algo inesperado, que no hay control sobre la esfinge, que ella aparecerá y te hará preguntas que no quieres entender.

Será un mural como una pregunta.  Un mural inspirado en “Burning from the inside” de Bauhaus. Dedicado a todas las crisis que pasaron y a todas las que vienen. Cabeza de mujer, garras de león.

Anuncios