Viajar es revolver la valija ordenada.

Llegar siempre es llegar a otro espacio.

Acepta el amor cambiante del descenso.

El tiempo lo roza todo, tiene muchos amantes,

eres uno de ellos, no te compliques.

Las advertencias siempre serán en vano,

no las escuches.

Los que quieren salir a bailar tendrán que hacerlo,

aunque lluevan metrallas sobre sus hombros.

Puedes usar la flama para calentarte,

no siempre lo que quema es amenazante.

Depende de cómo te aproximes al paisaje

lo veras ardiendo o atardeciendo.

Hay belleza y miseria en casi todo,

solo los hipócritas pretenden descubrir la verdad.

Dejarse envolver por ellas

es la mejor forma de viajar.

Anuncios