5800 dólares habían logrado ahorrar

Soledad y su madre,

a los largo de tres años para realizar su sueño

un viaje a Florencia: capital del arte.

Compraron dólares en el mercado negro,

en el mercado blanco, en el mercado gris.

Perdieron 300 dólares falsos

en una compra apurada en el centro de Caracas

con miedo, motorizados, mendigos,

vendedores ambulantes, calor, ruido y policías.

¡Hoy están en Florencia!

Aunque el guía del tour es un arrogante,

los 13 venezolanos se sientan felices en el autocar:

Santa Maria del Fiori data del siglo XIV

¡su gran cúpula fue diseñada por Burnelleschi!

¡adornada con frescos de Vasari!

¡El Ponte Vecchio, el puente más antiguo de Florencia!

Piazza della Signoria ¡la plaza mayor!

¡Qué bello! Se abrazan se toman fotos, se ríen

miran el cuadrito digital de la cámara

parece un sueño…

“Vamos a tomarnos un descanso” dice el guía

y los reune en una placita frente a una venta de pizza.

Todos compran su pedacito de pizza.

!La felicidad es total!

Entonces el guía hace la pregunta:

“¿…y qué les parece el Presidente Chávez…?

 Chavez entra por los oídos en plan intravenoso

en contra o a favor hay sudores fríos,

insinuaciones, insultos, ansiedad,

violencia intrafamiliar, fanatismo.

Cae el imperio romano y  también cae el griego,

el austrohúngaro, el asirio, el askum y el omeya.

El muro de Berlin se levanta y vuelve a caer

La guerra fría se recalienta.

Osama bin laden, Bush, Sadam Hussein,

El Che, Fidel Castro y Mickey Mouse

poseen sus cuerpos,

y el bello viaje de Soledad y su madre

 se transforma en una sesión de espiritismo.

Anuncios