En el sur de los Estados Unidos

si una madre blanca sufre

le  lanzan en la jaula del dolor

a  un hombre negro

para que se lo coma

y satisfaga su duelo.

Unos pocos como siempre

se cuelgan una pancarta al cuello

y rezan por la vida

frente a la jaula de los negros

sin saber que ya han sido servidos

en bandeja de oro

a la injusticia.

Anuncios