Oh venerado Pecho

hoy domingo 18 de septiembre

pasó contigo un día especial,

te cubriré con una camiseta de algodón

porque no soy exhibicionista,

aunque podría serlo,

porque eres sensible, hermoso y firme.

Te ofreceré a los dioses Pecho ardiente,

te intercambiaré por una vida más sana,

eso espero…

Te sacrificaré en nombre de la buena leche

que potencialmente hubieses dado.

Por todo el placer que me diste,

no te reprocho nada.

Te dejaré ir en nombre de todas las madres

que simbólicamente me han amamantado.

Mañana será otro día Pecho ardiente

no te alimentarás con sangre de mis venas.

Para bien o para mal, me liberaré de ti ,

no me has derrotado Filodes.

Sigo siendo  una amazona,

no vivo del pasado,

me dirijo a donde van mis lanzas.

Con una sola  antorcha,

inflamaré  el futuro,

y seguiré…

¡Gozando!

Anuncios