Un sorbo de Brandy de Jerez a las 11am,

una corbata negra,

un “no volverás a entrar en mi vida ni de coña”,

un sobre con la palabra “neoformativo”,

una decisión que sabes de antemano que no será popular.

Grave,

algunos  momentos lo son y no me vengas con “namastes”,

porque se lo devuelvo empaquetado a los dioses,

y no me importa que me parta un rayo,

o me lleven presa.

No se puede jugar con todo.

Como no se pueden talar los árboles centenarios,

ni ensuciar el agua de los océanos,

ni hundir un país para vivir del lujo en otra parte.

Grave,

que esos zapatos que llevas los hayas comprado

con la salud de los otros.

Que te burles de los analfabetas,

que han sido condenados a limpiar tu mugre.

Grave,

cierro el puño y no te doy la mano

porque no me caes bien

y no tengo por qué disimularlo.

Anuncios