¡La vida domestica!

Todos esos productos de limpieza,

lo suficientemente perfumados

como para exterminar la raza humana.

Me irritan las nalgas las celebridades,

la televisión de las tres de la tarde,

 las venas hinchadas de odio de la presentadora.

Me siento en el sofá como una junkie,

hojeando el catalogo de Ikea,

espero que llegue la muerte,

que se despegue el arroz del fondo de la olla ,

que me llegue un mensaje de texto del infierno:

Blanca deja de pensar,

nos vemos en la Barceloneta,

tengo ayahuasca

o algo parecido,

Pero no!

Tengo que lavar mis bragas

y actualizar mi currículo.

Anuncios