Un poema sin criterio, salvaje como un gemido y melancólico como un anden. Un poema que se deja llevar como un adicto, una poema abierto como el dolor de un suicida, un poema caprichoso como un amor platónico, un poema desgastado  como los discursos, un poema  cosido como una herida, un poema irreverente como un rock star, un poema violento como un asalto, un poema distorsionado como una paranoia, un poema sucio como un túnel, liberador como una salida, expectante como una entrada y bullicioso como una vida de ciudad. Un poema que despega del miedo.

Anuncios