…y la salida

 paso por el frente del comedor del hospital,

las paredes son de cristal,

es jueves

y se puede ver que están

sirviendo paella.

Me muero por un plato de paella,

siempre me ha gustado la comida de hospital

(Especialmente los bocadillos club -house).

No tengo ni un duro…

¡maldita sea!

¡Quiero un plato de esa jodida paella!

Siento rabia.

¿¡Como no tengo 6 euros para un fucking plato de paella!?

Siento más rabia,

siento mucha más rabia

que todos los chavistas y antichavistas juntos!!

Soy como esos chicos de la manifestación 15M

que gritan:

“¡RABIA  RABIA RABIA!”.

Desde niña

siempre que salgo del médico

siento hambre,

supongo que es mi manera

de reconfirmar el hecho

 de que quiero seguir viva.

Anuncios