Deslave  en  las
paredes del cuerpo,

caen ríos de sangre -hielo

por el lado interno
de la piel,

caen directamente hacia los pies

coagulándose en la
punta de los dedos-deditos,

transformándose  en
piedra-plomo,

hundiéndote  lo suficiente,

 para perforar el  cuerpo-bote,

 para ahogarte en lo que has dejado atrás-familia.

Ráfagas de memoria-casa
te  sacuden la frente,

el pelo,  los brazos-trapo.

Ráfagas de
olores  a charco y humo.

Está cayendo un
vendaval-realidad.

Te está partiendo a
rayos-miedo,

la tristeza o la
rabia,

es  indiferente

o es igual

¿quién sabe?

Todo está nublado-solo,

hay que seguir
adelante

o seguir simplemente.

Ya no se sabe hacia dónde,

cruzando la tormenta-vida.

Anuncios