La semana pasada…vaya semana! Lucían Freud,  la matanza Noruega,  Amy Winehouse. ..Me obsesiono particularmente
(como muchos) con  la muerte de Winehouse,
como si fuese su último gran lanzamiento, veo videos, fotos y todo lo que
aparezca…es una gira fantasmal  y todos
tenemos un ticket…o no? Ya no hay oscuridad en ningún sitio, todo es flash y
cansancio. Por eso, una muerte en la cama, una muerte solitaria, solo puede ser
llamada: una  muerte  rebelde. Quizá el único gesto verdaderamente subversivo  de la cantante: no regalarle  una foto de su cadáver a los tabloides. “ OMG!”- piensa Murdoch –“ We´ve  lost it!”.

Anuncios